Entrevista con Lisa Tomoleoni, fundadora de Aikido Shimbokukai: entrenamiento de Aikido y futuro

05/05/2020 – por Antonio Aloia

Lisa Tomoleoni, fundadora de Aikido Shimbokukai , comenzó su entrenamiento de aikido a principios de la década de 1990 y viajó a Japón poco después. En su tiempo allí, entrenó bajo la dirección tanto del Segundo Doshu Kisshomaru Ueshiba como del Tercer Doshu Moriteru Ueshiba. Al regresar a Estados Unidos, co-publicó  Along the Way con Michelle Tate. En esta entrevista, hablamos de sus primeros años de entrenamiento, su tiempo en Japón y aspectos del futuro del arte.

Artes marciales de ayer, hoy y mañana: ¡Hola Lisa Tomoleoni Sensei! ¡Gracias por estar aquí con nosotros!

Lisa Tomoleoni: ¡Gracias por invitarme!

MAYTT: ¿Cómo y cuándo te involucraste en el aikido? ¿Cuál era tu experiencia en artes marciales antes del aikido?

LT: Comencé a entrenar en aikido a principios de la década de 1990. No tenía otro entrenamiento en artes marciales antes de eso.

MAYTT: ¿Qué te atrajo al aikido en comparación con otras artes marciales y actividades que estaban disponibles en ese momento?

LT: Me gustó poder aprender a cuidarme sin tener que causar más violencia en el mundo. Me gustó el aspecto de ukemi.

Lisa Tomoleoni Sensei dando instrucciones en un seminario de Asahikan Dojo en 2017

MAYTT: ¿Cómo se veían las artes marciales en Estados Unidos cuando comenzaste a entrenar? ¿Por qué crees que fueron vistas de esa manera?

LT: No estoy seguro de cómo eran vistas cuando comencé a entrenar. No tenía mucha experiencia y no sabía nada de artes marciales.

MAYYT: ¿Cómo era el aikido en Estados Unidos? ¿Cómo veía la gente el aikido en comparación con otras artes marciales? ¿Ha cambiado esa opinión?

LT: Como dije anteriormente, no tenía experiencia y no sabía mucho sobre artes marciales. Mi experiencia se basó únicamente en el dojo en el que comencé a entrenar. A nosotros, los estudiantes, se nos desanimó de visitar otro dojo, por lo que no puedo comentar cómo la gente veía el aikido en comparación con otras artes.

MAYTT: Eso pareciera podría obstaculizar el crecimiento y la conciencia de un aikidoka sobre la comunidad más grande de aikido. ¿Por qué los  desanimaban a visitar otras escuelas de aikido? ¿Fue su instructor o estudiantes de mayor rango los que desanimaron la idea?

LT: Nuestro instructor pensaba que debíamos dedicarnos a nuestro dojo de practica y no ir a otros lugares.

MAYTT: ¿Cuándo fuiste a Japón? ¿Cuál era el deseo de ir a Japón? ¿Ese deseo finalmente se cumplió?

LT: ¡El deseo se cumplió! Fui a Japón un par de años después de comenzar a entrenar, así que aún a principios de la década de 1990. Quería experimentar el aikido lo más cerca posible de sus raíces. Tenía muchas preguntas Me gusta leer y leo muchos libros sobre aikido, lo que despertó mi interés en la cultura japonesa.

MAYTT: ¿En qué se diferenciaba el aikido en Japón del aikido en Estados Unidos? ¿Los estudiantes tenían una perspectiva diferente? ¿Hubo alguna similitud entre el aikido de los dos países? ¿Cómo es eso?

LT: En mi experiencia, la capacitación en Hombu Dojo difería en la gran cantidad de personas entrenando. Había muchas más personas en el tatami de las que estaba acostumbrada. Los estudiantes parecían entrenar más vigorosamente en Hombu Dojo de lo que estaba acostumbrada. Además, había muchas, muchas más personas de alto rango en el tatami de lo que estaba acostumbrada. Aparte del entrenamiento vigoroso, hubo similitudes en la etiqueta y en la ejecución de la técnica.

MAYTT: Interesante cómo los dos países ven la capacitación de manera tan diferente. ¿Cómo fue entrenar en Hombu Dojo bajo el Segundo y Tercer Doshu?

LT: Maravilloso! Ambos eran / son expertos y personas muy generosas. Sus clases fueron inspiradoras y emocionantes para mí.

MAYTT: ¿Cómo fue ser una mujer estadounidense en Japón, en un arte marcial dominado por hombres?

LT: No noté mucha discriminación. Recuerdo haber visto a algunas mujeres tratadas de manera diferente, pero no estaban entrenando mucho o muy duro en comparación con otras personas. Vi a mujeres que entrenaron duro tratadas de la misma manera que los hombres que entrenaron duro.

Tomoleoni Sensei con vista a una clase para niños, un seminario Asahikan Dojo en 2017

MAYTT: ¿Qué te impulsó a regresar a América, Sensei?

LT: Razones familiares me trajeron de regreso a los Estados Unidos.

MAYTT: Ya veo. ¿Cuándo y dónde abriste tu primer dojo ? ¿Le resultó difícil inscribir y mantener a los estudiantes en un momento en que el aikido no era muy conocido? ¿Ha cambiado su visión original del dojo desde su apertura?

LT: El primer dojo que abrí estaba en los suburbios del noroeste de Chicago, Illinois. Sí, fue difícil comenzar, como lo es cualquier emprendimiento nuevo. Mi visión original ha cambiado un poco desde la primera apertura. Me he vuelto menos rígida en mi entrenamiento y enseñanza, y menos dura o severa en el entrenamiento. Además, recientemente me mudé a San Diego para ayudar a un dojo allí, por lo que mis estudiantes más graduados en Illinois están dando clases en mi ausencia. Regreso por una semana cada mes y enseño.

MAYTT: En ese momento, ¿cómo era tu estudiante promedio? ¿Vio alguna similitud en sus estudiantes con usted misma cuando era una estudiante nueva? ¿Ha cambiado su estudiante promedio desde entonces hasta hoy?

LT: La edad promedio de nuestros estudiantes es de treinta y tantos años. Veo personas muy similares a mi cuando comencé. No creo que haya habido muchos cambios desde entonces hasta ahora. Tal vez un cambio es que las personas parecen estar más ocupadas, por lo que el trabajo y la familia no permiten la capacitación todos los días, y mucho menos varias horas en un día.

MAYTT: Entre tu dojo en Chicago y tu dojo en San Diego, ¿ves similitudes o diferencias entre los estudiantes de cada lugar? Por ejemplo, ¿los estudiantes en un dojo entrenan más duro que el otro o la edad general de los estudiantes se matricula de la misma manera entre las dos escuelas?

LT: Sabes, cada dojo tiene su propio «sabor», por así decirlo. El entrenamiento nunca es el mismo en dos lugares. Los estudiantes en cada dojo tomarán la esencia del instructor o su enfoque particular para entrenar. Dicho esto, no creo que se trate de mejor o peor, solo diferente. ¡Y las diferencias son buenas!

MAYTT: ¿Cuándo formaste Aikido Shimbokukai? ¿Cuál fue el factor motivante? ¿Quién más estuvo involucrado en la fundación de la organización?

LT: Aikido Shimbokukai se formó en 2005. La principal motivación fue que nos convertimos en un grupo de más de un dojo . Un estudiante nuestro abrió otro dojo, y algunos otros dojo pidieron unirse a nosotros, por lo que necesitábamos alguna estructura adicional para funcionar como grupo.

MAYTT: ¿Cuáles son los objetivos de Aikido Shimbokukai? ¿Sientes que te estás moviendo en la dirección de completar esos objetivos?

LT: Los objetivos de Aikido Shimbokukai son brindar apoyo a nuestros miembros y una conexión con Aikikai y Hombu Dojo, y empoderar a nuestros miembros para que desarrollen su propio aikido de la manera que deseen. Siento que estamos logrando esos objetivos.

MAYTT: ¿Qué acciones ha tomado la organización a la luz del reciente brote de COVID-19 y el cierre casi completo del país?

LT: Los dojo está cerrados debido a COVID-19. Hemos cancelado muchos seminarios, tanto seminarios de cada dojo como seminarios de la organización. Hemos creado un grupo de Facebook para los instructores de nuestros dojo miembros , para que puedan intercambiar ideas, conversar, compartir videos, etc. Estamos haciendo todo lo posible para mantener la sensación de comunidad, incluso en estos momentos en los que no podemos reunirnos.

MAYTT: En 2014, usted copublicó un libro con su colega aikidoka Michelle Tate Sensei titulado Along the Way . ¿Qué aspecto de tu entrenamiento te inspiró a copublicar un libro?

LT: Tate Sensei fue la fuerza impulsora detrás de ese libro, pidiéndome que lo creara con ella, ya que nuestros estudiantes habían estado preguntando sobre mis experiencias en Japón durante años. El libro fue creado como una expresión de agradecimiento a nuestros maestros y al arte del aikido.

MAYTT: ¿Diría que ha habido una disminución de aikidokas estadounidenses desde finales de la década de 2000? ¿Dónde colocaría el comienzo de esta  disminución, si es que existe? ¿Cuál crees que es la razón por la que disminuye el número de aikidoka en Estados Unidos?

LT: Parece que ha habido una disminución en el número de personas que entrenan en los últimos años en los EE. UU. Creo que las razones pueden ser la difícil situación financiera que experimentan muchas personas desde la recesión de 2008. El ingreso disponible es limitado y las personas trabajan más horas. Además, creo que la prevalencia de los medios electrónicos y similares ha afectado negativamente el deseo de las personas de salir y hacer actividad física. Además, un arte como el aikido, que lleva años dominar, parece un camino diferente al de la sociedad actual orientada a la inmediatez.

MAYTT: Puedo ver cómo eso afectaría el aikidoka potencial. ¿Quién o qué más crees que ha impactado más tu entrenamiento?

LT: Mi entrenamiento ha sido impactado por muchas, muchas personas. Estos incluyen a todos los maestros de los que he tenido la suerte de aprender, especialmente Kisshomaru Ueshiba Doshu y Moriteru Ueshiba Doshu, y Mitsuteru Ueshiba Hombu Dojo-cho. También han impactado mi entrenamiento mi sempai , tanto aquí en los Estados Unidos como en Japón, y mi kohai . He aprendido de todas las personas con las que he entrenado, y sin ellas no podría haber tenido la oportunidad de entrenar o crecer. Estoy agradecida con todos los que he conocido en aikido, por varias razones.

MAYTT: ¿Por qué crees que los estadounidenses siguen fascinados con las artes marciales japonesas?

LT: Sinceramente, no tengo ni idea de por qué. Para mí, el aikido aporta riqueza y mejora mi vida. Me ayuda a crecer de muchas maneras y a ser una mejor persona. Me da la oportunidad de ver mis debilidades (mi ego, mis miedos, mis ansiedades, mis disfunciones) y hacer cambios en mi forma de manejarme a mi misma y cómo interactúo con los demás.

MAYTT: ¿Cuáles son sus puntos de vista sobre el aikido competitivo?

LT: Me he entrenado en judo e iaido, así que he experimentado competencias antes. No creo que sean malas. Creo que pueden ofrecer oportunidades para una buena experiencia y buen desarrollo. Creo que a veces lo que la gente hace con las competiciones no es necesariamente algo positivo.

MAYTT: ¿Cómo respondería a las declaraciones sobre el aikido como arte marcial «falso» e «inválido»? ¿Cómo puede la nueva generación de aikido refutar estas afirmaciones?

LT: Creo que si vamos a decir que el aikido es un arte marcial, entonces debemos asegurarnos de que sea efectivo como tal, y depende de la generación actual transmitirlo a la nueva generación. Sin embargo, deberíamos tener cuidado al adaptar el aikido a la era moderna. Existe una gran posibilidad de que perdamos lo que hace que el aikido sea aikido en el proceso de modernización.

MAYTT: Ya veo. Sensei, ¿qué crees que los instructores de hoy deberían inculcar en los estudiantes, los instructores del mañana? ¿Con qué deberían estar equipados para sostener y difundir aún más el aikido?

LT: Creo que los instructores de hoy deberían inculcar en los estudiantes, los instructores del mañana, un deseo de entrenar duro. «Entrenar duro» significa cosas diferentes para diferentes personas, por supuesto. También creo que es importante alentar a las personas para el futuro y brindarles a los instructores más jóvenes oportunidades para crecer, pero al mismo tiempo es importante no perder nuestra tradición, nuestra historia. Creo que los instructores de hoy deben empoderar a las personas emergentes y estar dispuestos a darles oportunidades y orientación. Esta es la única forma en que el aikido se mantendrá.

MAYTT: Pregunta final Sensei. Dada su experiencia en el aikido y ser un dojo-cho en un momento en que las tecnologías digitales se estaban volviendo más accesibles, ¿qué consejo le daría a alguien que está buscando abrir un dojo hoy?

LT: No sé mucho, pero algunos consejos serían asegurarse de tener a alguien a mano que pueda navegar por la tecnología digital. Creo que estamos en un lugar donde necesitamos ser más fáciles con algo más que un sitio web. Las clases en línea están aquí, especialmente debido a COVID-19, y creo que estarán aquí por algún tiempo. Necesitamos encontrar una manera de unir la formación tradicional con la formación moderna. No estoy hablando solo de técnica, sino también de métodos de transmisión.

MAYTT: ¡Gracias por discutir tu viaje de aikido con nosotros hoy!

LT: ¡Fue una experiencia agradable! Gracias por la oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »